Saltar al contenido

Café Soluble

28 octubre, 2018

¿Cuánto sabes del café soluble? Es posible que no seas un consumidor habitual de este formato de café. Sin embargo, la mayoría de las personas lo hemos probado en alguna ocasión.

El café soluble tiene varios sinónimos. Lo podemos encontrar con el nombre de café instantáneo o café de cristales. En cualquier caso, se trata de la misma clase de bebida, proveniente de los granos de café verde tradicionales.

Al igual que el café molido de toda la vida, el café instantáneo, también ofrece una variante descafeinada. Cabe destacar que el café soluble, no se comercializa sólo en polvo. También es posible encontrarlo en estado líquido concentrado.

Aquí puedes ver alguna de las variedades más famosas:

Este es probablemente el café instantáneo por antonomasia. El primero que lo popularizo, y uno de los más vendidos del mundo.

Probablemente es uno de los mejores cafés solubles. Conserva perfectamente el aroma del café normal, y su gusto cremoso y suave, lo hacen perfecto para cualquier desayuno.

Probablemente sea una de esas marcas que la has visto cientos de veces en el supermercado, pero que pocas veces le has prestado atención. Esta marca ofrece un café soluble de alta calidad. Si quieres disfrutar de una buena taza, sin demasiada demora, o en cualquier lugar, por ejemplo un camping, la montaña, o incluso en la playa, esta es una buena opción.

Ventajas del café soluble

Cabe destacar que el café soluble presenta una serie de ventajas prácticas sobre su variante tradicional. La primera y más importante, es su rapidez de preparación. El café soluble sólo necesita un líquido caliente, como el agua o la leche, para disolverse, y tener la bebida final.

La segunda ventaja, es que su volumen y peso es menor que el café molido. Por lo que lo hace mucho más práctico de gestionar.

Por último, cabe resaltar que el café instantáneo ofrece una vida útil más larga que la del producto original. Todo ello, hace del café soluble una buena opción para guardarlo por largos periodos de tiempo, sin contar que la mayoría suelen estar envasados al vacío, y su durabilidad es aun mayor.

Historia

Inicios del café soluble

Primeros inventores

Hay opiniones diversas en cuento a quién fue el inventor del café soluble. Por un lado, algunos entendidos opinan que fue creado en 1901 por Satori Kato, un químico estadounidense con origen japonés. Sin embargo, una gran mayoría otorga este invento al francés Alphonse Allais. Quien patentó en 1881 una forma de café liofolizado muy primerizo.

El café liofolizado, es un tipo de café soluble realizado a través de un proceso de deshidratación. Consiste en sacar los extractos del café, evitando agua y la parte no soluble del café, y se congela a temperaturas de menos de 50 grados.

Algunos años después, en 1890, el neozelandés David Strang empezó a venderlo por primera vez en la historia. Este antepasado del café soluble, se comercializó bajo el nombre de café Strang. Dicho café se obtenía mediante el proceso de secado con aire caliente.

Fue en 1901 cuando Satori Kato presentó su café soluble en polvo en la Exposición Panamericana de Buffalo.

George Louis Constant Washington, otro inventor estadounidense, también desarrolló su propio método para crear café soluble. Sin embargo, Constant era mejor hombre de negocios que Kato, y realizó un buen trabajo comercial. El resultado fue que Constant logró posicionar su infusión como un producto de consumo. Esto ocurrió en 1910 y lo hizo a través de su empresa G. Washington Coffee Company.

Evolución del proceso de producción

Actualmente, esta infusión instantánea es muy solicitada por su facilidad, bajo coste y rapidez en la preparación.

El café soluble se obtiene con la extracción del café mediante agua potable. Este proceso da como resultado un producto seco que mantiene las cualidades solubles, aromáticas y sápidas.

El común denominador de todos estos inventores fue, que usaban métodos muy parecidos, basados en el secado por aspiración.

No fue hasta finalizar la Segunda Guerra Mundial, que se mejoró de forma notable la producción de café soluble por liofolización. Como tantas otras cosas, las mejoras se descubrieron por pura casualidad, mientras se llevaban a cabo investigaciones militares.

La Corporación Nacional de Investigación de Estados Unidos, usaba el mismo proceso para crear penicilinaestreptomicina y otras aplicaciones destinadas al uso militar.

Una vez terminada la guerra, la compañía buscó otros campos dentro de la industria alimentaria para aplicar sus conocimientos y descubrimientos. Fue así como nació Florida Foods Corporation, que posteriormente pasaría a ser la mundialmente conocida Minute Maid.

A pesar de ello, fue la famosa marca Nestlé, quien desarrollaría un proceso de refinado superior, para lanzar su producto estrella, Nestcafé, en 1938.

La primera multinacional del café soluble

 

Los inicios

Corría el año 1929 cuando Louis Dapples, presidente de Nestlé en aquella época, recibió una oferta del Banque Française et Italienne pour l’Amérique du Sud. Por lo visto, el banco tenía acumuladas grandes cantidades de café en varios almacenes de Brasil.

El motivo fue que la crisis de Wall Street favoreció un colapso mundial en el precio del grano. La oferta, básicamente consistía en venderles los sacos de café para que hicieran café soluble.

Fue entonces cuando el doctor Max Morgenthaler, se incorporó a la empresa para ayudarles a encontrar una solución. El doctor Morgenthaler y el equipo de científicos de Nestlé, estuvieron investigando durante tres años diferentes formas de mejorar los procesos de producción de la época.

Marcando la diferencia con los competidores

Uno de los primeros descubrimientos al que llegaron, los dejó sorprendidos. Su hallazgo tuvo lugar cuando convirtieron en polvo el café mezclado con leche y azúcar. Pues esta variante, permitía conservar sus características gustativas por más tiempo. El problema, era que la leche es muy difícil de disolver en agua. Lo que no resultaba nada práctico y presentaba grandes retos para producirlo en masa.

De todos modos, el grupo de investigadores de Nestlé, había hecho un importante avance. El nuevo producto les otorgó una ventaja de la que carecían todos los competidores del momento. Al estar mezclado con leche y azúcar, este café ofrecía una calidad final muy superior a lo que se había visto hasta entonces, tanto en aroma como en sabor.

Además, a este hecho se sumó otro descubrimiento clave. Cuando al café soluble se le aplicaba altas presiones y temperaturas, el periodo de conservación aumentaba sustancialmente. Marcando una importante ventaja con el resto.

Al parecer, el secreto para un café soluble de calidad, es añadirle los suficientes carbohidratos. De esta forma, Nestlé logró crear un producto parecido al café tradicional, pero más práctico de usar, barato,  y que aguantaba por más tiempo.

Es decir, ya no competían con el resto de compañías de café soluble, competían con las de café natural.

Comercializando el primer Nescafé

Al cabo de unos años, el Dr. Morgenthaler y su equipo lograron presentar al Comité Ejecutivo de Nestlé un polvo que reunía todas las condiciones de calidad necesarias para comercializarlo. A los directores les entusiasmaron los avances presentados, y crearon la primera línea de producción en su fábrica de Orbe, Suiza.

Nescafé fue lanzado en Suiza en 1 de abril de 1938. Un par de meses después lo hizo en Reino Unido y en 1940 lo hizo en Estados Unidos. En abril de ese mismo año, Nescafé ya se vendía en 30 países.

Para acabar, os contaremos una anécdota curiosa que siempre aparece cuando se habla de Nescafé. Parece ser que gracias a Nestlé y su café soluble, los soldados norteamericanos pudieron tomar café en sus puestos de combate durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la facilidad para prepararlo en cualquier lugar.

En la actualidad

Es innegable que el café soluble está más asentado que nunca en el comercio mundial de café. En la actualidad se venden más de 29,9 millones de sacos al año, y el número sigue aumentando. En algunos países como Reino Unido, el café soluble representa el 80% del consumo total. Aunque en el resto de Europa, siguen predominando el café tostado y molido.

En Europa y Estados unidos

Alemania, es un ejemplo de mercado dominado por el café tradicional, en el que el café instantáneo está aumentando significativamente. Esto es debido especialmente a nuevos productos solubles, como el capuchino instantáneo.

Sin embargo, en lugares donde hay una gran cultura de café, como podría ser Italia, el café soluble sigue teniendo un consumo prácticamente marginal, con un 1% del consumo total de esta bebida. Estados Unidos y Francia, por su parte, se mantienen algo por debajo del 10%.

No obstante, Europa sigue experimentando anualmente incrementos en el consumo. Esto es debido a la creciente demanda de los países de Europa del Este, Rusia y el Extremo Oriente. En dichas regiones, el consumo de café soluble domina claramente el mercado.

Países productores

Actualmente, el 83% del café soluble que se toma en los países exportadores ha sido fabricado en dichos países. Esta cifra aumenta cada año, lo que plantea que también se están haciendo un hueco entre los países productores. Por otro lado, el consumo de café instantáneo dentro de las naciones que lo producen puede varían muchísimo.

Un ejemplo sería Filipinas y Tailandia. Allí el café soluble represa el 95% del consumo total de la infusión. Por otro lado, tenemos a Brasil, que es el mayor exportador de café soluble del mundo. Aunque el mercado doméstico es menor al 5% del total de café.

Otro gran país exportador, la India, vende la mayoría del café instantáneo que produce. Mientras que su consumo interno se mantiene en un 35%. Un porcentaje más elevado lo presenta México, uno de los mayores productores y exportadores de café del mundo. Allí, la cuota de mercado es próxima al 60% del total.

El incremento anual de su consumo, ha hecho que todas las grandes marcas tengan una línea de café soluble. Algunos ejemplos podrían ser Nestlé, Marcilla, Maxwell House, Starbucks y Juan Valdez. Aunque Nestlé y Kraft Foods atesoran el 75% del mercado mundial. Siendo Nescafé la marca que abastece ella sola a más de la mitad de la demanda en el mundo.

Producción

 

¿Sabes cómo se obtiene el café soluble? El café instantáneo no es solamente café molido. Para lograr que se disuelva con tanta facilidad, es necesario someter el producto a una serie de procesos físicos.

En la actualidad, existen dos métodos principales para producir café soluble:

  • El secado por aspiración o “spray-dry”
  • La liofilización.

Cada proceso influye notablemente en el sabor final, además de otras variantes como el tipo de grano.

Antes de procesar el café soluble

Antes de empezar con el proceso de producción, hay que preparar los granos.Existen dos métodos para hacerlo. Tenemos el método seco y el húmedo.

Método seco de preparación de granos

Éste se suele utilizar con los granos robusta y parte del arábigo procedente de Brasil y Etiopía.

El primer paso es secar los granos al sol. Después de varias horas de exposición, sobre una superficie plana, y con una distribución regular de los granos, se recoge y se muelen para eliminar las capas exteriores, como el mucílago, y las partes no necesarias.

Método húmedo

Éste es utilizado principalmente para los productos de más alta calidad. Eso se debe a que consume más energía, y se necesita más mano de obra especializada, por lo que solo se deja para los granos en los que queremos conservar la mayor calidad posible.

Consiste en lavar los granos maduros de la variedad arábiga. De esta forma, se eliminan los más ligeros y otros desperdicios que se hayan podido acumular durante la recolecta.

A continuación, los granos son reducidos a pulpa. Así se consigue quitar la capa exterior y parte del mucílago con mayor facilidad. Posteriormente, se usa un proceso de fermentado para descomponer el resto de capas de mucílago. Por último, el café se vuelve a lavar y se seca al sol o artificialmente.

Procesado del café soluble

Los dos procesos tienen una etapa principal común. Esa etapa consisten en los siguientes pasos:

  • Tueste del café con una temperatura entre los 190º y los 210º.
  • Molienda del grano tostado.
  • Disolución en agua calienta para extraer posibles residuos sólidos.
  • Obtener el extracto del café mediante el centrifugado y luego secado.

En este punto del proceso es cuando diferenciamos el secado por aspiración y la liofilización.

  • Secado por aspiración: Consiste en secar el aire caliente en una cámara especial, y así formar cristales del extracto obtenido en la fase inicial.
  • La liofolización: Se le extrae el agua al extracto anterior, para luego aplicar bajas temperaturas. Y así subliminarlo todo con agua a bajas presiones y formar los cristales de café.

Composición

Si eres consumidor habitual de café soluble, seguramente te habrás preguntado muchas veces cuánta cafeína tiene.

Por norma general, el café instantáneo tiene ligeramente menos cafeína que el café tradicional. Según algunos estudios, se estima que el café soluble alberga unos 66 miligramos de cafeína por taza. Algo más del 50% que el café molido.

La concentración de la cafeína, también ofrece aproximadamente el mimo porcentaje, siendo para el café instantáneo de 328 µg/ml.

En el caso de los aminoácidos, este formato también presenta una cantidad menor. Aunque en un porcentaje superior en cuanto a la cafeína. El polifenol de una taza de café instantáneo, es más o menos de unos 320 mg. Aproximadamente un 80% menos que el café de máquina.

Riesgos para la salud

El café soluble tampoco está libre sospechas. Algunas personas opinan que este tipo de café tiene unos riesgos para la salud que el café tradicional no presenta. Esta duda es debido a los procesos que se llevan a cabo para obtenerlo. Vamos a descubrir algunos de ellos para arrojar luz a este dilema.

Dificulta la absorción de hierro

Uno de los riesgos típicos que se atribuyen al café soluble es, que dificulta la absorción intestinal de hierro. Un estudio mostró que el consumo durante la comida, reduce la absorción de este mineral por debajo del 5%. Dicho estudio también concluyó que este porcentaje era menor comparándolo con el café normal.

Sin embargo, la misma publicación también estimó que esta dificultad de absorción presenta algunas variaciones. Por ejemplo, no aparece cuando el café se toma una hora antes de comer. Aunque sí lo hace cuando se toma una hora después. De todos modos, cabe destacar que este estudio es puramente indicativo. En ningún momento se estable que dicha tesis sea concluyente.

Puedes encontrar más información en la publicación científica en inglés.

Riesgo de cáncer

Sabemos lo sensible que es este punto, y por ello vamos a intentar tratarlo con el máximo rigor posible. En varias ocasiones, se ha asociado al café soluble con un incremento del riesgo de padecer cáncer de vejiga.

En las mujeres, se ha dicho que este tipo de café contrae un mayor riesgo que el café normal. Mientras que para los hombres ambos tipos han sido descritos con el mismo nivel de riesgo.

Es muy importante en este punto hablar de la relación dosis-respuesta. Ya que es posible que en los estudios anteriores, no se tuvieran en cuenta otros aspectos de riesgo para este tipo de cáncer. Para que los riesgos sean notorios, hay que tomar unas dosis extremadamente elevadas de café soluble. Cantidades que superan de lejos la recomendada para el café en general, y para un consumidor normal.

El compuesto que más se ha asociado con el riesgo de cáncer de vejiga es la acrilamida. Además, según una encuesta de la FDA, el café tradicional también la presenta en unas cantidades similares. Un consumo excesivo de dicha sustancia, se asocia con el aumento del riesgo de cáncer y daños en el sistema nervioso.

La conclusión final que podemos extraer es que, como todo, el café soluble no se debe consumer con excesos. De esta forma podremos disfrutar de él sin incurrir en alguno de sus presuntos riesgos.

Para una información más detallada, te animamos a que leas los estudios científicos, a pesar de estar en inglés.

Altos niveles de azúcar

Según parece, el café soluble presenta unos niveles de azucares añadidos bastante elevados. Eso es común en la industria alimenticia, pues de esta forma se consiguen enfatizar los sabores y la textura.

Es por todos conocido los problemas de salud derivados del azúcar refinado. Especialmente para las personas con problemas de glucemia. Por ello, también es aconsejable controlar las cantidades injeridas, sobre todo del azúcar extra que le añadimos.

Curiosidades del café soluble

 

Se estima que casi la mitad del grano de café verde que se recolecta en el mundo, es utilizada para producir café soluble. Dicho café, presenta una variedad de usos muy amplia. No solo se encuentra en la industria alimentaria, ya que también ofrece otras formas de aplicación. Vamos a descubrir algunas de las más importantes.

Formas de uso

El café soluble es presente en multitud de formas. Este tipo de café puede encontrarse en forma de polvo o granulado.

Además, también puede estar empaquetado en tarros de cristal, pequeños sobres o incluso latas. Los cuales, tienen como punto en común la capacidad de ampliar la duración del producto por mucho tiempo. Además, permite al usuario final controlar la cantidad y densidad de la infusión que va a tomar. Es el consumidor quien elige que cantidad de café soluble vierte en el agua.

A parte de su uso doméstico, el café instantáneo también se utiliza para preparar el famoso café helado. El cual está disponible en cualquier haldearía.

Asimismo, hay algunos países donde en lugar de agua es frecuente mezclar el café instantáneo con leche caliente. Algunos ejemplos pueden ser España, Portugal o la India.

En otros países, como Corea del Sur, el café soluble se comercializa mezclado con crema no láctea y azúcar. A este producto, se le denomina mezcla de café. Popularmente se dice que esta bebida ganó notoriedad en Reino Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Revelando fotos

Como hemos dicho en el apartado anterior, el café soluble tiene varias aplicaciones. Entre ellas también se encuentran algunos usos no alimentarios.

Un ejemplo sería el “Caffenol-C”. Este producto es un líquido casero no tóxico,utilizado para el revelado fotográfico en blanco y negro. Del cual, el café soluble es uno de sus principales compuestos.

El resto de componentes son el ácido ascórbico y el anhidro de sodio. Aunque algunas recetas también le adhieren bromuro de potasio para reducir la niebla durante el revelado de las fotos.

El componente activo presente en el café que causa esta interesante reacción química, es el ácido cafeico. Al parecer, los primeros ensayos que mostraron estos efectos con Caffenol, fueron en 1995, en el Instituto de Tecnología de Rochester. Aunque según se cuenta, la primera vez que se añadió el ácido ascórbico, fue en el año 2000.

Gracias a este experimento, se desarrolló el Caffenol-C, una variante mejorada. La ventaja principal que aporta es, la de evitar manchas en los negativos, durante el proceso de revelado.

Aunque parezca mentira, al menos en este caso, los cafés más baratos presentan mejores resultados que las marcas más caras del mercado.

¿Te ha resultado útil el artículo? De ser así, te animamos que nos compartas :). Además, para cualquier cosa que nos quieras decir, te animamos a dejarnos un comentario. Muchas gracias, te esperamos de nuevo.